Existe una lista de hábitos que no deberías ignorar si deseas conservar tu pecho sano y que, además, podrían ayudarte a prevenir el cáncer de mama. Presta atención a estos consejos que deben formar parte de tu día a día.

1º Los expertos recomiendan hacer una exploración mensual. Esto puedes hacerlo tú misma. Sólo tienes que colocarte frente a un espejo, relajar los brazos y girar lentamente el torso. De este modo podrás observar y detectar cualquier posible anomalía, ya sea un bulto, enrojecimiento, mancha, cambios en la postura del pezón, etc. Posteriormente debes extender y llevar tus brazos arriba para poder comprobar el contorno de tus pechos, éste debe ser uniforme. Lo ideal es que realices esta exploración unos días después de tu periodo.

Palpación de senos y axilas. La técnica de autoexploración es muy sencilla y está bastante extendida.Cáncer

Para hacer esto, túmbate boca a arriba, a continuación, palpa cada pecho con la mano contraria, comenzando por el exterior del pezón. Realizan movimientos circulares y sigue una trayectoria rectilínea. También tendrás que comprobar tus axilas con la mano contraria con el brazo hacia abajo.

3º Un 90% de los tumores son detectados durante una mamografía, por ello es necesario realizar revisiones cada uno o dos años, en función de la edad:
– Menos de 30 años: es recomendable solicitar una mamografía en caso de antecedentes familiares.
– Entre 30 y 40 años: se recomienda esta práctica cada dos años.
– A partir de 40: es necesario realizar una mamografía anualmente.
La mamografía permite detectar tumores muy pequeños que de otra forma sería imposible detectar, al menos hasta dos años de crecimiento tras su aparición. La detección temprana del cáncer suele ser vital, ya que en esta etapa no hay riesgo de diseminación a otros lugares del cuerpo. Además, de este modo, se disminuye la agresividad del tratamiento.

La ecografía mamaria es una técnica complementaria a la mamografía y es una de las técnicas que emplean ultrasonidos en lugar de radiación. Por esta razón es la técnica más empleada en mujeres en edad inferior a 30 años e incluso en embarazadas. Este método es realmente eficaz para detectar pequeños tumores que aún no se han propagado. No obstante, sigue siendo necesaria una mamografía, ya que por medio de la ecografía no pueden ser detectados todos los tipos de cáncer.

5º También debemos considerar, en este caso la higiene postural. Generalmente la mayoría de las personas tenemos posturas viciadas que acaban por atrofiarnos. La mejor postura para el pecho es con la espalda relajada pero recta. El peso del pecho recae sobre el tórax, con lo cual, una mala postura hace que se fuerce la espalda y puede provocar una modificación en la forma del pecho e incluso, de la espalda. Debemos preocuparnos por corregir nuestra postura si queremos mantener la belleza del pecho, del mismo modo mejoraremos nuestra imagen con unos hombros rectos que otorgan seguridad y autoestima.

 

DEJA UNA RESPUESTA